Discurs Postgrau. Ernest Lluch y la Ley Mordaza

Todavía lo recuerdo. Recuerdo ver las imágenes repetidas una y otra vez cuando unos asesinos, lejos de respetar su ideología, decidieron acabar con la vida de Ernest Lluch, un luchador incansable de las libertades. Uno de los grandes defensores en esos años de, la idea de Federalismo que hoy defendemos a ultranza los socialistas. Bajo el argumento de que no se respetaban la libertad de expresión de los asesinos, mataron a una persona porque su ideología era otra. Paradójico.

Todavía lo recuerdo. Aquel noviembre del 2000. Las televisiones nos bombardeaban con su discurso en la campaña de las municipales del 99, apoyando a su gran amigo Odón Elorza. Lo recordáis verdad? Gritad! Gritad más, que gritáis poco! Porque mientras gritáis no mataréis”. Lluch, defendía  así la libertad de expresión. Las palabras contra las armas bajo la bandera del respeto.

Todavía lo recuerdo. Mirar, yo soy uno de los niños de la democracia. De esos que recuerdan con que ilusión iban sus padres, sus abuelos y sus tios a votar. Recuerdo lo que para ellos era la fiesta de la democracia y lo poco que lo valoran algunos hoy en día.

Todavía lo recuerdo. Yo me considero de la generación JASP. Os acordáis de los JASP? Aquellos Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados, que puso de moda un anuncio de un vehículo en la televisión. Y recuerdo como una periodista en un libro que hablaba sobre movilización juvenil le cambiaba la letra final, para adjetivar las grandes manifestaciones que hubieron con los primeros años del 1r Gobierno del Partido Popular. Ella NOS rebautizó como JASC – Jóvenes Aunque Sobradamente Cabreados – y achacó a esas movilizaciones el gran resultado que obtuvo el PSOE que hizo presidente a Rodríguez Zapatero.

Todavía lo recuerdo. Como las costas gallegas se llenaban de chapapote, cuando algunos decían que simplemente eran hilillos de plastilina. Como mucha gente se trasladó a las costas gallegas en una situación de emergencia, para ayudar a todos los gallegos y gallegas a limpiar el mar y salvar nuestro entorno natural. Como mucha gente se lanzó a las calles quejándose por primera vez de una forma tan masiva, de las formas del gobierno de derechas.

Todavía lo recuerdo. Recuerdo la Ley de Educación que nos quiso imponer Esperanza Aguirre. Recuerdo como yo estudiaba en la universidad y unos compañeros de un sindicato de estudiantes me dijeron que si me apuntaba a reivindicar en Plaza Catalunya los derechos de todos los estudiantes de la pública. Y allí estuve, como miles y miles de jóvenes que clamaban contra la reforma educativa que nos querían imponer.

Todavía lo recuerdo. Recuerdo la foto de las Azores. La que nos llevó a la Guerra de Irak porque, según nos decía un tal Urdaci, los iraquís tenían armas de destrucción masiva, cuando lo que en realidad lo que tenían eran yacimientos petrolíferos que los Estados Unidos, querían  controlar. Esta vez fui yo uno de los que les decía a otros compañeros que nos fuéramos a Plaza Catalunya a gritar un No a la Guerra. Manos pintadas de blancas, reclamando que la paz volviera a estar presente en la vida de los civiles iraquís.

Todavía lo recuerdo. Cuantos de vosotros os subíais diariamente a un tren, pensando en los 192 muertos que hubieron en Atocha aquel 11M ? Aquel asesinato en masa que rompió cada uno de nuestros corazones y se las rasgó a 192 personas de golpe? Recordáis al mismo Urdaci reproduciendo las palabras de Acebes? “ha sido ETA”, cuando la sociedad clamaba por escuchar la verdad? Aquel 11M quedará en los recuerdos de todos, pero también quedará en nuestro recuerdo, como millones de personas salieron a la calle a pedir que el gobierno nos dijera la verdad. Yo era de aquellos también. Todavía recuerdo como Zapatero, llegó a ser Presidente del Gobierno y como un joven le gritaba aquello de “No nos falles”. Lo único que quería aquel ciudadano igual que muchos otros en aquel momento era que no nos engañaran y nos dijeran la verdad.

Pues bien, ayer se aprobó la Ley de Seguridad Ciudadana o la Ley Mordaza como la conocemos muchos, que pretende acabar con la libertad de expresión. Con la reivindicación del “No Nos Falles”, del “No a la Guerra”, de la protesta contra los “Hilillos de Plastilina” o contra una Ley educativa que cargaba contra la pública. Ayer se aprobaba ir contra la Libertad de Expresión que reclamaba Lluch en el 99 y por la que muchos y muchas han luchado antes que nosotros. Contra las protestas que reclaman el derecho a la vivienda, que recoge la Constitución y que ahora quedan penadas. En definitiva ayer volvimos a la época Franquista.

Y si, nos pueden recortar nuestros derechos. Lo que no sabe el gobierno del PP es que las palabras no se Recortan!

Esta entrada fue publicada en Alex Valiente, Personal i Intransferible, Politica. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *